El desafío de disminuir la inversión de instalar aulas informáticas

aulasAnte el avance de las tecnologías de la información y comunicación en la educación, cada vez más se habla de cómo las escuelas deben prepararse para alfabetizar digitalmente a los alumnos. No obstante, la adquisición de la infraestructura, ya sea para implementar modalidades 1 a 1 o continuar utilizando un espacio como sala de informática, tiene su costo y no todas las instituciones pueden hacerse cargo del mismo.
Para resolver este problema un equipo de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) se encuentra trabajando en una forma de montar aulas con computadoras, tanto para la enseñanza de TIC como para cualquier otra asignatura, que reduzca la inversión necesaria para su instalación.
En diálogo con Canal AR, Diego Brengi, investigador de la casa de estudios y subdirector del proyecto, explicó que su propuesta está basada en la utilización de terminales con hardware básico (clientes livianos) alimentados por un servidor más potente, capaz de soportar todos los usuarios de la sala. Asimismo, al disminuir los requerimientos de procesamiento y almacenamiento, pueden reutilizarse máquinas que habían quedado obsoletas, razón por la cual no en todos los casos es necesario recurrir a la compra de nuevas computadoras.
La iniciativa comenzó a gestarse en 2007 y se basó en el estudio de dos segmentos, el primero relacionado con el tipo de dispositivos a utilizar y el segundo enfocado en las ventajas del software libre. Según el académico, existen soluciones abiertas y gratuitas preparadas para correr con usos escolares y potenciar la capacidad de los equipos.
En este sentido, afirmó que están utilizando Linux Terminal Server Proyect y otros sistemas como iTALC, un software creado en Alemania que permite administrar cada una de las computadoras de forma centralizada. Respecto de este último, el equipo de la UNLaM colaboró directamente con los creadores en la traducción y adaptación de la plataforma para aplicarlo en el país.
Desafíos
Brengi aseguró que aún trabajan en la integración total de su solución y esperan poder generar experiencias piloto a partir del año que viene, en escuelas del municipio bonaerense. Además, señaló que si bien las salas de informática pueden trabajar en red aún resta lograr conectar a los establecimientos para que accedan a Internet y se aumenten las herramientas disponibles.
Otros ejes que el equipo de investigadores considera fundamental para que este o cualquier otro proyecto similar tenga éxito, son la capacitación y el mantenimiento. “No alcanza con equipar un aula”, señaló el académico. Por esa razón, hay que explicar a los docentes cómo aprovechar las herramientas informáticas y formar un cuerpo de técnicos que sepan cómo cuidar las instalaciones y responder a las complicaciones se puedan presentar, sin dejar que se estropeen las máquinas ni que queden desactualizadas.