Teniente de la Armada Argentina marplatense regresó de la Antártida

Teniente de Fragata Fernando Adrián Duarte de Mar del Plata, Buenos Aires. «Navegar en la Antártida es el sueño de cualquier marino»

El Teniente de Fragata Fernando Adrián Duarte fue designado por segunda vez en su carrera para navegar a bordo del rompehielos ARA «Almirante Irízar» en el marco de la Campaña Antártica de Verano CAV 2019/20 que finalizó el pasado 12 de marzo. Se desempeñó como Jefe del Grupo Playa, los encargados de descargar y cargar materiales y víveres en cada base antártica argentina.

Fernando Duarte nació el 22 de enero de 1988 en Mar del Plata. De su infancia y adolescencia tiene los mejores recuerdos, en especial, los vividos con sus amigos y primos, momentos que recuerda con gran anhelo, hasta que vuelve a su ciudad natal en licencias y vacaciones. Recuerda con cariño también a su secundaria, la Técnica N° 3, egresado como Técnico Electrónico en Telecomunicaciones.

Desde temprana edad fue un apasionado del deporte, practicó ciclismo, fútbol y tae kwon-do y durante su paso por la Escuela Naval Militar, siguió practicando este arte marcial que lo llevó a competir con éxito en varios torneos internos y provinciales.

Refiriéndose a su ingreso a la Armada Argentina, expresó: «Mi papá fue Suboficial Mayor Buzo Táctico y en gran parte ya conocía la Institución antes de ingresar a la Escuela Naval. Siempre fui un convencido de ser militar, nunca me arrepentí ni me arrepentiría de haber ingresado a la Armada».

En el 2008, con 20 años de edad, ingresó a la Escuela Naval Militar en Río Santiago, donde se formó para ser oficial de Marina: «Allí aprendí muchos valores importantes que me marcaron para toda la vida, como el trabajo en equipo y el orgullo de defender a mi Patria. También hice grandes amigos, con quienes aún sigo manteniendo muy buena relación», expresó.

«Siendo cadete, junto a mis compañeros, y en el marco del programa ‘Conocer para Defender’ recorrimos muchas provincias del país; fue una experiencia muy interesante, nos relacionamos con los habitantes del interior, conocimos nuestra cultura y tradiciones, y la inmensidad de nuestro territorio nacional», recordó como anécdota.

En el 2011 como Guardiamarina en comisión de la Promoción 141°, Fernando realizó el Viaje de Instrucción Naval a bordo del buque escuela fragata ARA «Libertad». En esa oportunidad, el itinerario incluyó países de Europa, África y América del Sur.

«Como experiencia profesional la fragata ‘Libertad’ marca un antes y un después en la carrera del Guardiamarina. Además de ser un viaje inolvidable, se vuelcan todos los conceptos teóricos de navegación a la práctica», destacó el joven Teniente.

Siendo ya Teniente de Corbeta en el 2015, se especializó en Comunicaciones en la Escuela de Oficiales de Armada ubicada en la Base Naval Puerto Belgrano al sur de la provincia de Buenos Aires.

A lo largo de su carrera naval ha servido en diferentes destinos como la corbeta ARA «Gómez Roca», el multipropósito ARA «Punta Alta» y en el Destacamento Naval Río Grande en Tierra del Fuego.

Hoy, con 31 años y en la jerarquía de Teniente de Fragata, Fernando Duarte está destinado en el destructor ARA «Almirante Brown» con apostadero en Puerto Belgrano, destino naval al que regresó luego de su comisión antártica, en el Comando Conjunto Antártico participando de la CAV 2019/20 de octubre a mediados de marzo.

La experiencia antártica del joven marino marplatense

El primer acercamiento del Teniente Duarte al continente blanco fue en la pasada Campaña Antártica de Verano (CAV 2018/19), donde integró la primera dotación complementaria del rompehielos ARA «Almirante Irízar», cubriendo la guardia de Oficial de Seguridad Náutica.

«En lo profesional fue muy redituable. La dotación estaba compuesta por oficiales y suboficiales que ya habían navegado por esas aguas, y de ellos aprendí mucho, desde navegación hasta meteorología. Uno se da cuenta que la clave del éxito en las misiones antárticas, no la hace el individualismo sino el trabajo y la coordinación en equipo», sostuvo.

Este año, fue el Jefe del Grupo Playa, que también embarcó a bordo del rompehielos. Antes de zarpar de Buenos Aires rumbo a la Antártida, el grupo cumplió la misión de recibir, controlar, almacenar y embarcar en el «Irízar», toda la carga destinada a las bases antárticas argentinas.

En la Antártida, los integrantes de este grupo, son los primeros en desembarcar una vez que el rompehielos fondea en cercanías de cada base. Y en la costa, el Grupo Playa es el responsable de la descarga y carga del material y víveres. En esta campaña, el grupo estuvo integrado por 3 oficiales y 17 suboficiales de la Armada Argentina.

«Somos conscientes que el esfuerzo y el trabajo grupal es vital para reabastecer a las bases antárticas con víveres, materiales para la construcción, combustible y equipamiento científico», explicó el Teniente de Fragata Fernando Duarte.

Y destacó con orgullo: «Navegar en la Antártida es el sueño de cualquier marino. Muchos de nosotros ya veníamos con experiencias antárticas, y siempre se trabaja de igual a igual, y en equipo. Logramos conformar un grupo sólido de trabajo que se plasmó en el resultado positivo de esta misión».

Publicado por Marcelo Pérez Peláez
prensa@noticiasmdq.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.