2012, el año que se termina el mundo

El solsticio de invierno en el 2012, más exactamente el 21 de diciembre, es la fecha del fin del mundo, según el calendario Maya, y es lo que refleja en su última película –cuyo estreno en Argentina está previsto para el mes próximo-, Roland Emmerich.
Emmerich es el director entre otras del Día de la Independencia, Godzilla y El día después de mañana.
El film, que se enmarca en las películas del género catástrofe, narra una serie de desastres naturales que plagarán a la humanidad y no dejarán ninguna piedra en su lugar, desde el hundimiento de Nueva York, hasta la destrucción del Vaticano.
En una entrevista con el diario Bild, el experto afirmó que el siguiente paso será la conquista del espacio. “Primero la evolución que llevaría a la creación del ser humano abandonó los océanos y se estableció en la tierra. Lo siguiente sería conquistar el espacio, fundar ahí nuevas colonias. Sólo así se podrá garantizar la supervivencia humana”.
Es así que la única salvación de la humanidad en la película de Emmerich es similar a la bíblica Arca de Noé, solo que a bordo de gigantescas naves espaciales. El director parte de declaraciones de científicos que predicen una mayor radiación solar, lo que rovocará un desplazamiento de la corteza terrestre, una modificación de los polos, que será a su vez la causa de poderosas erupciones de volcanes y la llegada de un diluvio devastador con tsunamis incluidos.
La película de 158 minutos de duración, que cuenta con la actuación de John Cusack y Amanda Peet, se estrenará en los próximos días en Europa y los Estados Unidos.
En tanto, las reacciones desde el mundo científico han comenzado a aparecer. El científico de la NASA, David Morrinson, calificó de “ridículas”, las teorías que hablan del fin del mundo.
«Las predicciones hablan de 2012 como el año del fin de la civilización, pero también de un año en el que la humanidad sufrirá un gran cambio (…) la gente se ha quedado con lo primero, aunque no hay base científica en ninguna de las predicciones», dijo el científico en declaraciones recogidas por la Web de Daily Mail.
Hasta tal punto se ha creado una psicosis y un mercado especulativo en torno al tema, que hasta incluso se ha creado una web científica falsa que pretende ser la home de la organización “The Institute for Human Continuity”, también ficticia.
En el site se les ofrece a los usuarios la posibilidad de sumarse a una especie de lotería en la que se sortea la posibilidad de ser uno de los pocos afortunados con ’billete’ para escapar y salvarse del ’Armageddon’.
Morrison ha mostrado su rechazo hacia este tipo de películas que, según él, sólo sirven para generar miedo entre los ciudadanos. «Espero que la gente sepa distinguir las películas de Hollywood de la realidad».