Ovodonación: donar óvulos para ayudar a otras mujeres

De qué se trata esta acción solidaria, que realizan mujeres entre 21 y 33 años para ayudar a otras a convertirse en madres.

En Mar del Plata, uno de cada tres procedimientos de fertilidad se realiza con óvulos donados y el 96% de las mujeres que donan lo realizan con un FIN SOLIDARIO.

Según un estudio que llevó a cabo el Centro de Reproducción y Genética Humana (CRECER) en el último mes, se pudieron conocer datos sobre el interés que motiva a una mujer a donar óvulos para ayudar a otras mujeres que no pueden alcanzar un embarazo con sus propios óvulos.

En la actualidad muchas mujeres deciden ser madres a una edad avanzada biológicamente por múltiples causas que caracterizan a la mujer actual: trabajo, viajes, no contar con una pareja estable. Coincidentemente es a partir de los 35 años cuando comienza a disminuir la calidad y cantidad de ovocitos, dificultando la concepción de un hijo. Sin embargo, los avances médicos y científicos permiten que, en los últimos años gracias a la práctica de ovodonación, muchas mujeres logren cumplir este sueño.

Existe poca información sobre la temática y en los últimos tiempos fueron las celebrities internacionales las que posicionaron el tema al revelar sus tratamientos de fertilidad, como Celine Dion, Sarah Jessica Parker, entre otras.

Pero, ¿en qué consiste la ovodonación? La ovodonación es un tratamiento de reproducción asistida de alta complejidad, en el cual se recurre a gametos (óvulos) aportados por una mujer donante.

Estos óvulos se unen a los espermatozoides de la pareja receptora o semen de banco para obtener embriones y estos son transferidos a la mujer receptora quien llevará a cabo la gestación. Cabe destacar que el ser donante no genera ningún vínculo de filiación, no es la madre del bebé, sino quien aporta una célula.

La donación de óvulos está regulada por la Ley Nacional de Fertilización humana asistida, (Ley 26.862) donde se establece que nunca tendrá un carácter lucrativo y/o comercial.

Para las donantes encuestadas solo hubo descripciones positivas para describir la experiencia de donar óvulos, resumimos con la expresión “es una experiencia muy gratificante” de hecho, el 73% afirmó que volvería a hacerlo. Cabe destacar que muchas de las jóvenes que lo hacen también son donantes de sangre y médula.

A las donantes se les realiza una exhaustiva evaluación médica: clínica, ginecológica, genética y psicológica, por lo que accede de manera gratuita a un conocimiento integral de su estado de salud. Una vez que estos estudios son realizados con los resultados esperados se avanza a la siguiente etapa.

Para poder realizar la donación es necesario someterse a un tratamiento de estimulación ovárica y luego de aproximadamente 10 días a una intervención ambulatoria.

Aunque la principal motivación es la solidaridad, las mismas reciben una retribución económica por el tiempo invertido.

En referencia al proceso por el cual debe pasar una donante un 57% de las encuestadas indicó que no cambiaría nada. La práctica según detallan no es dolorosa.

Las redes sociales son el medio por excelencia por el que se da a conocer la temática de Ovodonación y convocar a las interesadas, el 61% de las encuestadas tomó conocimiento a través de un anuncio de Facebook o Instagram, mientras que un 35%, conoció el tema por relación de cercanía con una mujer que no puede quedar embarazada.
El 65% de las donantes han completado estudios terciarios o universitarios (entre recibidas y alumnas avanzadas) mientras que el 35% ha terminado el secundario. Además, un 75% trabaja actualmente.

Las mujeres donantes, en su mayoría, el 36% tienen una familia conformada por pareja e hijos, el 31 % cuenta con una familia integrada por padres y hermanos, el 14 % conforma su familia con hijos, el 7 % tiene pareja y no tiene hijos y el 2% se reconoció como paciente sola, un 2% tiene familia conformada por padres, hermanos e hijo y el resto reservó esa información.

La Dra. Débora Petrone directora del Dpto. de Ovodonación de CRECER señaló que “es muy emocionante ver el compromiso con el que las donantes realizan esta acción con un fin altruista y la gratitud de las mujeres que reciben ese óvulo para poder lograr un embarazo y lograr cumplir su sueño. Donar óvulos es un acto de amor, anónimo y solidario”.

Publicado por Marcelo Pérez Peláez
prensa@noticiasmdq.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.