Mar del Plata bajo el asedio de las olas gigantes: el desgarrador relato del tsunami del 21 de enero de 1954

Hace 70 años: El día fatídico en Mar del Plata que dejó cientos de heridos tras un tsunami.

El 21 de enero de hace 70 años, la ciudad costera de Mar del Plata, en Argentina, fue sacudida por un devastador tsunami que dejó más de 100 heridos y sembró el pánico entre los residentes y turistas. En ese soleado día de verano, la playa Bristol estaba abarrotada de bañistas disfrutando de las aguas tranquilas. Sin embargo, la calma se convirtió en caos cuando, de repente, tres enormes olas gigantes golpearon la costa en un lapso de tan solo 15 segundos.

El fenómeno fue completamente inesperado, ya que hasta ese momento no se tenía registro de tsunamis en la zona. La primera ola arrasó la playa, seguida rápidamente por otras dos, sumergiendo al Muelle de los Pescadores y a los espigones. La marea subió un metro en apenas seis minutos, dejando a los bañistas luchando por su vida en medio del oleaje tumultuoso. Muchos padres desesperados buscaban a sus hijos mientras el pánico se apoderaba de todos.

Afortunadamente, no hubo víctimas mortales, pero once personas tuvieron que ser rescatadas debido a principios de asfixia por inmersión. Además, más de 100 personas resultaron heridas por los golpes y sufrieron crisis nerviosas. El agua arrastró sillas, toldos y sombrillas, dejando una escena desoladora en la orilla. El tsunami, aunque impactante, fue menos devastador de lo que se podría esperar en comparación con otros eventos similares en diferentes partes del mundo.

Un tsunami es un fenómeno natural que se caracteriza por la aparición de una serie de olas gigantes en la superficie del mar, las cuales se propagan con gran velocidad y pueden causar una devastación considerable en las zonas costeras. Estas olas son generadas por disturbios en el fondo oceánico, como terremotos, erupciones volcánicas, deslizamientos de tierra submarinos o incluso impactos de meteoritos. Cuando ocurre uno de estos eventos, se produce un desplazamiento masivo de agua, generando una onda expansiva que se propaga por el océano. A medida que estas ondas se acercan a la costa, su energía se concentra y pueden llegar a alcanzar una altura considerable, impactando con fuerza en las zonas costeras y causando daños catastróficos.

En aquel entonces, el término tsunami no era ampliamente conocido, y se atribuyó el fenómeno a una serie de factores, incluyendo una sucesión de olas de pequeña altura pero rápida sucesión, el repentino aumento del nivel del mar y su estado relativamente calmado, lo que permitió que las olas alcanzaran tierra firme.

Durante los últimos 70 años, nunca se ha vuelto a registrar un evento similar en las costas argentinas. Sin embargo, en diciembre de 2022, las playas del sur de Mar del Plata fueron afectadas por olas de altura considerable que causaron daños en algunos balnearios. Los científicos sugirieron que este evento pudo haber sido un meteotsunami, un fenómeno de menor intensidad causado por condiciones atmosféricas específicas.

Aunque el origen exacto de aquel tsunami de 1954 en Mar del Plata sigue siendo objeto de debate, algunos expertos han propuesto diferentes hipótesis. Algunos sugieren que las olas podrían haber sido causadas por erupciones volcánicas submarinas o por deslizamientos de grandes masas de tierra en el fondo del océano. Un geólogo incluso plantea la posibilidad de que el fenómeno haya sido desencadenado por cambios en la Isla Bouvet, ubicada en el Atlántico Sur, que experimentó actividad volcánica en esa época.

A pesar del misterio que rodea al tsunami de 1954 en Mar del Plata, el evento ha dejado una marca imborrable en la memoria de la ciudad y sus habitantes. Es un recordatorio de la fuerza y la imprevisibilidad de la naturaleza, y una muestra de cómo un día soleado en la playa puede transformarse en una tragedia en cuestión de segundos.

NMDQ