Hallazgo paleontológico en Mar del Plata: Padre e hijo descubren un diente de Toxodon en una playa

En un inolvidable paseo por las barrancas del norte de Mar del Plata, Samuel hizo un descubrimiento extraordinario junto a su padre. Mientras caminaban por la costa, Samuel divisó una figura blanca en la piedra y decidieron acercarse para investigar. Para su sorpresa, se encontraron frente a un diente de Toxodon, un animal prehistórico que habitó la región un millón de años.

El hallazgo despertó el interés de la comunidad científica local, y el equipo del Museo de Ciencias Naturales Scaglia fue contactado para analizar el fósil. Tras un minucioso estudio, los expertos confirmaron que el diente pertenecía al Toxodon, una especie que coexistió en la zona con otros animales prehistóricos como gliptodontes, elefantes y perezosos terrestres.

El Toxodon, descrito como un animal similar a un hipopótamo y un rinoceronte, tenía una longitud de más de tres metros y pesaba alrededor de dos toneladas. Este mamífero prehistórico habitó la región hace millones de años y su descubrimiento brinda valiosa información sobre la fauna que existió en Mar del Plata en tiempos remotos.

El Toxodon es un género extinto de mamíferos herbívoros que perteneció a la familia Toxodontidae. Vivió durante el período Pleistoceno, hace aproximadamente 1 millón de años. Estos animales eran de gran tamaño, con una longitud que podía alcanzar los 3 metros y un peso de alrededor de 2 toneladas. Tenían un aspecto similar al de un hipopótamo o un rinoceronte, con un cuerpo robusto y patas cortas. Su cráneo presentaba una estructura única, con dientes adaptados para triturar vegetación dura.

El fósil del diente de Toxodon ha sido trasladado al Museo de Ciencias Naturales, donde se conservará y se utilizará para futuras investigaciones. Samuel, el joven descubridor, ha sido reconocido como un nuevo protector del patrimonio paleontológico de General Pueyrredon, y su hallazgo destaca la importancia de la preservación y el estudio de la historia natural de la región.

Este emocionante descubrimiento demuestra una vez más la riqueza paleontológica de Mar del Plata y su entorno, y resalta la importancia de la colaboración entre la comunidad y los expertos para la identificación y conservación de estos valiosos vestigios del pasado.

NMDQ