Espacio Unzué: del paradigma de «patronato» al de promoción de derechos del niño y adolescentes

Espacio Unzué: del paradigma de «patronato» al de promoción de derechos del niño y adolescentes

(Por Pablo Diéguez) El Espacio Saturnino Unzué, conocido antiguamente como «asilo», donado a principios de 1912 por aristócratas para que allí vivan y eduquen a niñas de bajos recursos, pasó, a partir de 2005, al paradigma de promoción y protección de los derechos para niños y niñas adolescentes, y se convirtió en un espacio abierto con infinidad de propuestas culturales y sociales para la familia.

El subsecretario de Derechos para la Niñez, Adolescencia y Familia, Mariano Luongo, relató a Télam que «el Unzué nació en 1912, bajo el paradigma de la ley de patronato de menores o Ley Agote, en el que ingresaban niñas para cuidar y moldear, quienes, con disciplina y teniéndolas a tiro, saldrían buenas».

Y amplió: «Se tenia el concepto de que los niños eran objetos a proteger, por eso se los asilaba, se los encerraba. Acá tenían escuela, gimnasio, lavandería, se le enseñaban tareas domésticas, costura y protocolo y ceremonial, y hasta tenían su propia iglesia».

El funcionario recordó que «por aquellos años los derechos de los niños no existían, eran tomados como objetos».

En esa época existía la Sociedad de Beneficencia de Buenos Aires, una de las asociaciones más antiguas del país que comenzó bajo el nombre ‘Damas de la beneficencia’, donde niñas y jóvenes huérfanas, pobres y desamparadas carecían de todo tipo de derecho y luego «eran llevadas por familias ricas como empleadas domesticas», agregó.

«Ese paradigma -continuó- funcionó durante varios años, y en 1948 tuvo una gran interrupción con la fundación Eva Perón. En la Constitución de 1949, por primera vez se habla de los derechos de la familia, de los niños y de los mayores. Luego viene el golpe de 1955, las hermanas franciscanas que se encontraban ahí se fueron y, lo que por aquellos años se llamaba asilo, hogar e instituto, estuvo abandonado durante mucho tiempo», añadió.

El Unzué, cuya construcción de estilo neobizantino estuvo a cargo del arquitecto francés Lous Faure-Dujarric, fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1997.

En 2005, con la sanción de la Ley 26.061, se produjo un quiebre del paradigma ‘patronato’. La nueva ley de promoción y protección de derechos para niños y niñas adolescentes cambió las metas de la Secretaría del Consejo del Menor.

«Ese mismo año se decidió la restauración del Unzué y comenzó a proyectarse su refuncionalización como centro cultural, con una fuerte intervención de la exministra Alicia Kirchner y, ya vigente la Ley 26.061, se creó la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf),como órgano rector de nuevos objetivos institucionales.

«En 2020, cuando nosotros llegamos, al espacio Unzué se empezó a restaurar por etapas», contó el funcionario.

A principio de enero pasado, el presidente Alberto Fernández, acompañado por la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, anunció las obras de puesta en valor y restauración del Espacio Unzué, las cuales demandarán una inversión de 995 millones de pesos.

«Ahora, tras el reciente anuncio de Alberto Fernández a principio de este año, en toda esta etapa se hará todo el frente, que es la escalinata. El edificio se renovará íntegramente, pero la licitación que salió ahora es por el frente», agregó.

Cuando se termine esta obra, el Unzué pueda tener un fin social propiamente dicho, donde se puedan alojar niños y niñas.

«Siempre estuvo el proyecto de que sea un mini Chapadmalal, pero, a diferencia del complejo hotelero Eva Perón, éste seria solo para niños y niñas durante los 12 meses del año», señaló Luongo a Télam, para que conozcan el mar, amplió.

Desde 2013, este edificio, rebautizado Espacio Unzué, «comenzó a albergar exposiciones permanentes y actividades lúdicas y recreativas, de mucha calidad», explicó Longo.

«Todo lo que hay en el parque está hecho por profesionales que pertenecen al equipo propio de la Senaf, hay toda una planificación propia, todo vinculado al derecho de divertirse, jugar a recrearse en familia. Son propuestas netamente familiares, donde, en un día, se pueden encontrar cerca de 5.000 personas disfrutando de las diferentes actividades que se montan siempre en beneficio de los niños», expuso el funcionario.

«Desde la Secretaria sabemos que los chicos tienen derecho, derecho a vivir en familia como el resto de los chicos, porque, cuando vos sacás a un chico de una casa y lo llevas a otra, le estás sacando derechos, estás vulnerando el derecho de la familia», aseguró.

Asimismo, Luongo sostuvo que «la función actual del Unzué es ser un espacio de promoción de derechos, no es más un asilo, y los promocionamos con parques, actividades recreativas, culturales, educativas, durante todo el año y apostando a la familia.

También se inaugurará un espacio INCA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) para grupos y escuelas, «para que puedan venir a ver cine con entrada libre y gratuita, tal cual como es el ingreso a todo el espacio Unzué». (Telam)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *