#DebateFinal8: Las declaraciones juradas de Montenegro y la polémica por los sueldos de los funcionarios en Mar de Plata

Anoche, durante el debate de candidatos a intendente en Canal 8, se produjo un momento crucial en el que el candidato de Milei, Rolando Demaio, acusó al intendente Guillermo Montenegro de no presentar sus declaraciones juradas, una obligación para un funcionario público. Montenegro negó esta acusación en cámara.

Sin embargo, en respuesta a las declaraciones de Montenegro en redes sociales, el senador provincial Pablo Obeid publicó un video refutando la afirmación del intendente. Obeid manifetó: «El intendente Montenegro acaba de decir en el #DebateFinal8 que presentó sus declaraciones juradas estos años, pero NO ES CIERTO. Es otra mentira. Es su obligación, pero no cumple».

La presentación de declaraciones juradas por parte de un político, en este caso del intendente, reviste una gran importancia para la sociedad. Estas declaraciones representan una muestra de transparencia y rendición de cuentas, permitiendo a los ciudadanos conocer la situación patrimonial del funcionario y detectar posibles conflictos de interés. Además, la presentación de declaraciones juradas es una obligación legal que busca prevenir la corrupción y garantizar la integridad en el ejercicio de la función pública. Al negarse a presentar sus declaraciones juradas, se genera un cuestionamiento sobre la conducta ética y la responsabilidad del intendente Montenegro, lo cual afecta la confianza de los ciudadanos en su gestión y en la institución que representa. La transparencia y el compromiso con la rendición de cuentas son fundamentales para fortalecer la democracia y asegurar una gestión pública íntegra y al servicio de los intereses de la comunidad.

Más allá del debate televisivo, la verdadera batalla se desencadenó en las redes sociales, especialmente en Twitter, ahora conocido como «X». Fue en este ámbito digital donde la polémica cobró vida y se libraron intensas batallas verbales entre los seguidores y detractores de los candidatos. Los usuarios de X se convirtieron en protagonistas, expresando sus opiniones, compartiendo información y confrontando puntos de vista en una vorágine de tweets y respuestas. La plataforma se convirtió en el escenario virtual donde se discutieron las declaraciones, se cuestionaron las posturas y se difundieron videos y evidencias que respaldaban o refutaban los argumentos de los contendientes. En este nuevo campo de batalla mediática, cada mensaje se volvió crucial, ya que podía ganar o perder seguidores, influir en la opinión pública y moldear el rumbo de la discusión política.

Otra derivación impactante del #DebateFinal8 fue que el sueldo del intendente Guillermo Montenegro de Mar del Plata ha generado una intensa discusión en las redes sociales, especialmente después de que el nuevo director de cultura, Francisco Taverna, publicara un recibo en X. La ciudadanía se ha dividido en opiniones sobre si el sueldo del alcalde es demasiado alto o justo en relación con otros trabajadores municipales y los habitantes en general.

Para aclarar la situación y poner en perspectiva los salarios de los funcionarios municipales, desde NMDQ aludimos una investigación realizada por el medio Cazador de Noticias. Según esta investigación, tras la última recomposición salarial del 55% en tres tramos para los trabajadores municipales, se establece que el sueldo básico de un empleado administrativo con 40 horas de trabajo será de $229.025,90 a partir de noviembre.

De acuerdo con la Ley Orgánica de las Municipalidades, el sueldo bruto del intendente Montenegro ascenderá a $3.664.414,40, ya que le corresponden 16 sueldos básicos mínimos de la escala salarial municipal. Por su parte, los secretarios, presidentes de entes descentralizados, el contador general y otros cargos de alto rango recibirán 9 sueldos básicos, lo que equivale a un sueldo bruto de $2.061.233,10.

En el caso de los subsecretarios, delegados municipales y otros cargos de nivel medio, su sueldo bruto será de $1.603.181,30, correspondiente a 7 sueldos básicos. Asimismo, los administradores de la Agencia de Recaudación Municipal, el tesorero municipal y otros cargos similares recibirán 6 sueldos básicos, alcanzando un salario bruto de $1.374.155,40.

A medida que descendemos en la escala de sueldos, encontramos que los directores generales, los concejales y los defensores del pueblo percibirán 5 sueldos básicos, lo que equivale a $1.145.129,50 en bruto. Es importante destacar que estos sueldos son estimativos y están sujetos a descuentos y retenciones obligatorias.

Si bien el intendente Montenegro ha reducido su salario en un 30% y los funcionarios de su gabinete en un 20% como parte de un «plan de austeridad», no se puede ignorar el hecho de que la administración municipal actual ha superado el récord de cargos políticos. Aunque la cantidad exacta de funcionarios de planta política durante la gestión de Montenegro no ha sido revelada, se estima que hay al menos 132 cargos políticos.

El gasto político total de los funcionarios municipales se estima en $154.134.430,70 en el mes de noviembre, considerando los sueldos en bruto de los secretarios, presidentes de entes, subsecretarios, delegados municipales, directores generales y otros cargos políticos.

Esta situación ha generado controversia sobre la proporcionalidad de los salarios de los funcionarios en comparación con los sueldos de los docentes, policías, jubilados, monotributistas, enfermeros y otros trabajadores del partido de General Pueyrredon. La polémica se centra en si estos sueldos son equitativos y si reflejan adecuadamente el valor y la importancia de diferentes sectores de la sociedad.

Es importante tener en cuenta que los sueldos mencionados son brutos y no incluyen descuentos por seguridad social y otros ítems, ni el incremento por antigüedad en caso de aplicarse. La transparencia en cuanto al número total de funcionarios de planta política sigue siendo un tema pendiente, y muchas respuestas sobre este asunto se remiten a la consulta de los decretos de designación publicados en el Boletín Oficial.

La transparencia, la rendición de cuentas y la equidad salarial son aspectos fundamentales para fortalecer la confianza de los ciudadanos en la gestión pública y garantizar una administración íntegra y al servicio de la comunidad. El debate de ayer a la noche dejó varios elementos de análisis para los ciudadano.

NMDQ