Balanza comercial en Mar del Plata: “Tenemos un superávit enorme”

Ya sea para comercializar productos que no se producen dentro del país, como para adquirir piezas, repuestos o maquinarias, la importación es fundamental a la hora de adquirir insumos clave para el desarrollo del mercado local. 

Para conocer el estado de la balanza comercial en la ciudad de Mar del Plata, desde Portal Universidad dialogamos con Piero Beltrame, Contador Público e integrante de la división Comercio Exterior del municipio de General Pueyrredon.

Beltrame explicó que “la aduana emite la información que nosotros recabamos a través del área de estadística de la municipalidad. Tenemos un registro detallado de cuáles son los bienes que se importan en Mar del Plata. Esos datos arrojan que hoy tenemos un superávit comercial enorme. Se exportan entre cuatro y cinco veces los bienes que se importan, sería fantástico que pasara esto en el resto del país”.

“Esto sucede básicamente por el sector pesca, que es el gran exportador de la ciudad. Aun así, lo curioso es que si sacáramos las divisas que ingresan a la ciudad desde el sector pesca, igual seríamos superavitarios”, mencionó.

En relación a lo que se exporta en la ciudad, comentó que “tenemos una producción bastante diversa, hay del rubro alimenticio, maquinarias envasadas y demás. Pero lo bueno es que mayormente son bienes de capital, maquinarias, insumos que hacen a la producción y generan mano de obra, lo que es un buen indicador”.

Mayormente se importan bienes de capital, maquinarias, insumos que hacen a la producción y generan mano de obra.

Respecto de las importaciones, Beltrame detalló: “En la ciudad se importan, en su mayoría, bienes de capital. Brasil no es nuestro principal socio comercial como en todo el país, en Mar del Plata es el tercero o cuarto socio comercial, en primer lugar está Estados Unidos y China en segundo lugar”.

“La pasta de cacao viene de Brasil, para la industria alfajorera, redes de pesca que es para el sector pesquero, y algo de vehículos de carga y telas de la industria textil”, agregó.

Cambios en las licencias

En estas últimas semanas se realizaron algunas modificaciones en las licencias que regulan las importaciones. Sobre este aspecto, el contador dijo: “el gobierno lo hizo con algunas que eran automáticas. Se autorizaba vía web de forma automática con el solo ingreso de la solicitud. Ahora están sujetas a la secretaría de comercio”.

El ingreso de divisas se va a ver afectado sensiblemente y no va a haber divisas para pagar las importaciones.

A lo que agregó que “el cambió es más profundo que eso, el gobierno no ve un horizonte financieramente conveniente por la sequía del campo, que no afectó a la soja pero sí al trigo, entonces el ingreso de divisas se va a ver afectado sensiblemente y no va a haber divisas para pagar las importaciones. Es lo que ve venir el gobierno y quiere monitorear. Para poder generar una trazabilidad implementó este nuevo cambio, reemplazó al Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), por el Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA)”.

“Con el sistema anterior, los importadores presentaban cautelares con prácticas abusivas y eso generaba una importación de divisas incontrolable para el gobierno. El nuevo sistema da más previsibilidad al gobierno y hace que las cautelares se caigan. Esto le da una previsibilidad de pago a las importadoras, tiene otros plazos de pago”, agregó.

¿Cómo funcionan las importaciones a partir de la nueva normativa?

En cuanto a la complejidad para importar en Argentina, Beltrame explicó: “la nueva regulación de la normativa prevé que las pymes que tengan importaciones de hasta 50 mil dólares, van a tener acceso a la divisa de forma automática. Para las grandes empresas se aplica esta trazabilidad, que va a poder prever el ingreso de divisas pero al mismo tiempo les impone condiciones de pago que les va a dificultar conseguir cosas del exterior, o pagando previos que le restan competitividad y que se trasladarán más tarde al consumidor”.

Para una Pyme importar es una tarea engorrosa, no es sencilla y en el caso del monotributista importador, es casi inviable.

De todas formas, para una Pyme importar es una tarea engorrosa, no es sencilla y en el caso del monotributista importador, es casi inviable. Si bien no está prohibido, está dirigido al responsable inscripto, los monotributistas quedan fuera del sistema. Para poder hacerlo es necesario recurrir a un despachante de aduana y a un auxiliar de comercio exterior. Siempre es necesario recurrir a una empresa importadora o consumir del mercado doméstico, porque se demoran mucho los plazos para importar y se encarece mucho el producto. Los sucesivos gobiernos tienen la premisa de desalentar las importaciones, no es un país abierto al exterior sino que se trata de poner trabas”, detalló.

Fuente: Portal Universidad

Foto:  Puerto Mar del Plata | Consorcio Portuario Regional