Acusan a la gestión Montenegro de crear la tasa vial que terminará financiando «ñoquis» y el empleo público

El diputado liberal Guillermo Castello ha dado un paso importante en su lucha contra la tasa vial implementada por el municipio. Recientemente, presentó una solicitud formal ante la Justicia para que esta tasa sea declarada inconstitucional. 

Castello argumenta que las tasas municipales deben proporcionar una contraprestación directa e individualizada, y que la tasa vial no cumple con este requisito. Además, destaca que existen leyes nacionales y provinciales que prohíben a las provincias y municipios imponer impuestos adicionales sobre los combustibles, lo cual considera una violación flagrante. Con esta presentación judicial, el diputado busca garantizar que la Constitución y las leyes prevalezcan sobre la codicia recaudatoria y proteger a los ciudadanos de una creciente presión impositiva.

La tasa vial en Mar del Plata es un impuesto que actualmente está vigente en el distrito de General Pueyrredon. Fue implementada con el objetivo de recaudar fondos para la reparación y mejora de las calles de la ciudad. Este impuesto afecta a los combustibles líquidos y se calcula como un porcentaje del total de la compra de combustible, equivalente al 2,24%. Las estaciones de servicio actúan como agentes de percepción y transfieren el monto correspondiente al Estado. Algunos sectores, como las empresas de transporte público urbano de pasajeros, están exentos de esta tasa, ya que ya pagan un impuesto conocido como Fondo de Transporte. Sin embargo, las empresas de ómnibus de corta y media distancia, así como los taxis y remises que utilizan nafta o gasoil, deben pagar esta tasa.

En una reciente entrevista en Radio Brisas Mar del Plata, el diputado liberal Guillermo Castello hizo declaraciones contundentes sobre la nueva tasa vial implementada por el municipio. Castello expresó su preocupación por la falta de relación entre la recaudación de esta tasa y los beneficios directos para los ciudadanos.

El diputado argumentó que la tasa vial, que se cobra como un adicional en la carga de nafta y gasoil, no cumple con el requisito de brindar una contraprestación individualizada y directa. Además, señaló que tanto la legislación nacional como provincial prohíben la imposición de impuestos adicionales sobre los combustibles, lo cual considera una clara violación.

Castello también advirtió sobre el riesgo de una doble imposición, ya que cuanto más se cargue nafta, mayor será el monto que los ciudadanos deberán pagar al municipio. Además, expresó su preocupación de que este impuesto se convierta en permanente, sin posibilidad de ser eliminado en el futuro, y que los fondos recaudados terminen siendo destinados a cubrir salarios de la administración pública y gastos generales del municipio, en lugar de ser utilizados para mejorar las calles

El legislador manifestó de manera directa: «Ahora cualquiera que cargue nafta hoy, que tiene un tanque va a gastar más o menos mil, mil doscientos pesos por esta nueva tasa. Cada vez que cargue nafta. O sea, cuanto más cargas más se está pagando el municipio. Si aumenta la nafta vamos a pagar más todavía.»

Estas declaraciones del diputado Guillermo Castello reflejan su postura enérgica en contra de la tasa vial y su inconstitucionalidad, así como su preocupación por el impacto económico que esta medida tendrá en los ciudadanos. Castello busca generar conciencia sobre los derechos de los contribuyentes y la necesidad de un uso adecuado de los fondos públicos.

NMDQ