El bastón presidencial y su significado histórico en la asunción de Javier Milei como presidente de Argentina

Conoce la historia y simbolismo detrás del bastón presidencial que recibirá Javier Milei en su ceremonia de asunción como presidente de Argentina.

El bastón presidencial es un símbolo emblemático que ha estado presente en la historia de Argentina desde sus primeros años como nación independiente. Su significado y diseño han evolucionado a lo largo del tiempo, pero siempre ha representado el poder y la autoridad que ostenta el presidente de la República.

La tradición de portar un bastón como símbolo de mando se remonta a las civilizaciones antiguas en Oriente Próximo, donde se consideraba un objeto de poder y autoridad. En Argentina, esta tradición se estableció en el Cabildo Nacional en 1808, cuando se decretó el derecho de portar el bastón de mando como símbolo distintivo del cargo presidencial.

Fue en 1814, con la creación del Directorio, cuando se adoptó oficialmente el uso del bastón presidencial y la banda presidencial, aprobados por la Asamblea en 1813. Estos elementos son una adaptación del cetro europeo y representan la autoridad del presidente. El primer Director Supremo en recibir el bastón presidencial fue Gervasio Antonio de Posadas.

El bastón presidencial que recibirá Javier Milei en su asunción como presidente sigue las normas establecidas en 1932. Está hecho de madera de malaca y cuenta con elementos de oro, incluyendo una empuñadura de oro macizo de 18 quilates con el escudo nacional esmaltado. La longitud del bastón varía según la altura del mandatario, y en su extremo inferior, se encuentra un regatón también de oro.

Desde el retorno de la democracia en 1983, el reconocido orfebre Juan Carlos Pallarols ha sido el encargado de confeccionar el bastón presidencial. Utiliza madera de urunday proveniente de Misiones y del Chaco, y en su diseño se encuentran representadas las veinticuatro provincias y la capital federal con veinticuatro cardos y tres pimpollos que simbolizan las Islas del Atlántico Sur. Además, cuenta con adornos de plata.

Los bastones de mando tradicionales son de madera de malaca, con elementos de oro y dos borlas, y fue en 1932 que se establecieron las normas para su confección. La madera debía ser de caña de malaca barnizada. La empuñadura, de 8 centímetros de largo, debía ser de oro macizo de 18 quilates y tener el escudo nacional esmaltado. La longitud dependía de la altura del mandatario. El regatón que recubre el extremo inferior del bastón también debía ser de oro.

Desde el retorno de la democracia en 1983, con la asunción de Raúl Alfonsín, el bastón es confeccionado por el orfebre Juan Carlos Pallarols, quien realiza su trabajo con madera de urunday, proveniente de Misiones y del Chaco. El bastón tiene una flor con veinticuatro cardos, representando a cada una de las provincias y la capital federal, y tres pimpollos, que representan las Islas del Atlántico Sur. Posee además adornos de plata (en latín argentum). Desde 2011, el orfebre le añadió un detalle: dos manos estrechándose como símbolo de unión, con madera de firme estructura que no necesita barniz para brillar. Dicha madera se utiliza en tranqueras y puentes para unir caminos, reafirmando el mensaje de crear lazos. Cabe destacar que en la ceremonia protocolar se obsequia en cada ocasión un bastón diferente, y no se traspasa el mismo de presidente a presidente.

Bastones presidenciales en los Museos Nacionales

Fueron donados al Museo Histórico Nacional los siguientes bastones presidenciales:

-El de Nicolás Avellaneda (1874-1880), de malaca, con puño de oro labrado, con sus iniciales grabadas. Fue donado al museo por su familia.
-El de Miguel Ángel Juárez Celman (1886-1890), de caña de la India enchapada en oro, fue donado por su viuda, luego de haber sido solicitado por carta por el creador y Director del museo, Adolfo Carranza.
-El de Victorino de la Plaza (1914-1916) de ébano con empuñadura de oro y un sol radiante, donado por él mismo.
-El de José Félix Uriburu (1895-1898), de madera laqueada ilustrada, con labrado ceñido floral, escudo nacional e hilos dorados con dos borlas.

El Museo Mitre atesora el bastón entregado al Primer Alcalde de Buenos Aires, que posteriormente fue obsequiado a Bartolomé Mitre. En el Museo Histórico Sarmiento se encuentra el bastón de mando entregado por Bartolomé Mitre a dicho presidente. En el Museo del Bicentenario, perteneciente a la Casa Rosada, se encuentran los bastones de mando de los presidentes: Ramón Castillo, Agustín P. Justo, Pedro Aramburu, José Guido, Roque Sáenz Peña y Raúl Alfonsín. El de Castillo es de madera oscura, con empuñadura y escudo Nacional, mientras que los de Justo, Aramburu, Guido y Alfonsín son de caña de malaca, empuñadura de oro y escudo nacional.

Arturo Illia decidió elegir para su ceremonia de asunción el bastón de Roque Sáenz Peña, una vara de material orgánico y empuñadura de metal minera.

Una particularidad agregada por Pallarols desde 2011 es la inclusión de dos manos estrechándose, como símbolo de unión, talladas en madera de firme estructura que no necesita barniz para brillar.

El bastón presidencial es un objeto cargado de historia y simbolismo, representando la investidura del presidente y su responsabilidad de liderar y gobernar el país. En la ceremonia de asunción, su entrega por parte del mandatario saliente al nuevo presidente simboliza la transferencia de poder y la continuidad institucional del país.

Con la asunción de Javier Milei como presidente de Argentina, este histórico bastón presidencial adquiere un nuevo significado, marcando el inicio de una nueva era en el país. Se espera que su gestión económica y política traiga consigo cambios significativos y desafíos para la sociedad argentina.

NMDQ  –  Foto: cultura.gob.ar