Astilleros comprometieron asistencia técnica para adecuar el varadero de la Base Naval Mar del Plata

Autoridades del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata y del sector privado recorrieron ayer el varadero de la Base Naval Mar del Plata donde se realizan obras de adecuación para el desguace de buques fuera de servicio desde hace varios años que ocupan espacios operativos en la terminal marítima local.

De la visita participaron el presidente del Consorcio Portuario Regional, Gabriel Felizia; el titular de Astilleros Contessi, Domingo Contessi; Enrique Godoy, de TecnoPesca; y Pedro Ramella y Ariel Cesallini, por Astillero SPI.

Los responsables de estos astilleros acordaron colaborar con asesoramiento y asistencia técnica para avanzar con esas mejoras necesarias y acondicionar a corto plazo las instalaciones que pertenecen a la Armada Argentina.

“Todo el puerto está interesado en concretar este proyecto, contamos con la colaboración de estos tres astilleros y el apoyo de toda la industria naval marplatense para poder completar los trabajos pendientes y a la brevedad iniciar en este varadero el desguace de cascos inactivos”, dijo Felizia.

Las obras que se realizan en el varadero de la Base Naval Mar del Plata, son producto de un convenio firmado entre autoridades del Consorcio Portuario Regional y la Armada Argentina.

El Consorcio Portuario ya dio los primeros pasos de este plan que, en principio, contempla el desguace de más de 30 cascos.

Los primeros trabajos se realizaron en el predio del Astillero SPI, donde se completó la disposición final de los expesqueros Chiarpesca 58 y Chiarpesca 57 y continuará en las instalaciones de TecnoPesca.

Según consta en el convenio firmado con los responsables de los buques inactivos, el costo total que demande el operativo de desguace lo deben afrontar los propios armadores, en tanto el Consorcio Portuario Regional Mar del Plata se hará cargo de las obras de adecuación del varadero.

En el plan también quedaron incluidas algunas embarcaciones de la Armada Argentina para su reducción a chatarra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.