A 7 años de su partida, el recuerdo de Fabián Show sigue más vigente que nunca

Han transcurrido siete años desde aquel fatídico 10 de diciembre del 2016, cuando la comunidad artística de nuestro país debía lamentar el fallecimiento de una de sus figuras más carismáticas: Marcelo Fabián Pereyra, más conocido popularmente como Fabián Show.

El destacado showman y cantante de cuarteto cordobés, nacido en 1966 en la localidad de Pozo del Molle y residente en la ciudad de Bell Ville, perdía trágicamente la vida a los 50 años de edad al resultar víctima de un accidente automovilístico ocurrido en la Ruta Nacional 9.

Su temprana partida constituyó un duro golpe para amigos, familiares y los miles de seguidores que semana a semana disfrutaban de su particular estilo para interpretar los máximos éxitos del cancionero popular cordobés y nacional. Sin embargo, a cinco años de su fallecimiento, el legado artístico y humano de Fabián Show permanece más vivo que nunca en la memoria colectiva.

Con su gracia innata, su chispa escénica y su particular forma de combinar la melodía con el humor, el artista oriundo de tierra tejana supo conquistar las pantallas del país entero de la mano de su destacada participación en el recordado ciclo televisivo “Peligro: Sin codificar” a partir de 2012. Allí, junto a entrañables compañeros como “Rosalía” y “Pichirica”, desplegó su magia para interpretar clásicos del género que lo reconocieron, como así también humoradas que arrancaban sonrisas en cada hogar argentino.

Fue justamente a través de esos registros audiovisuales que su figura trascendió las fronteras regionales para erigirse en un verdadero embajador de la cultura popular nacional. Sus presentaciones, cargadas de sentimiento, frescura y alegría, conquistaron a públicos de todas las edades y orígenes, demostrando la capacidad transformadora e integradora del arte vernáculo.

Aún hoy, siete años después de su inesperada partida física, sus shows continúan cobrando vigencia a través de la web, donde videos acumulan millones de reproducciones que conmueven al rememorar su singular carisma. En la memoria colectiva queda para siempre el artista que con su nobleza y amor por lo nacional supo trascender la muerte a través del sentimiento que sembró en el pueblo. Su show, por sobre todas las cosas, fue eterno.

NMDQ