Un clásico en Mar del Plata: «Cuidacoches» violentos en el centro

Los sujetos de 45 y 48 años contaban con antecedentes y fueron trasladados a la Unidad Penal tras ser notificados de una causa judicial.

Pese a la intensa vigilancia en el centro de Mar del Plata, dos cuidacoches volvieron a protagonizar un altercado que terminó con su arresto. Según informaron fuentes policiales, vecinos del lugar dieron aviso anoche sobre ruidos y gritos provenientes de la zona de Santa Fe y Bolívar.

Al arribar personal del Grupo de Control Urbano, encontraron a dos sujetos en actitud sospechosa. Uno de ellos, de 45 años, estaba agrediendo físicamente a una mujer. Al verse sorprendido por los uniformados intentó oponer resistencia. Por otra parte, un hombre de 48 años comenzó a generar disturbios e intentó agredir a los agentes, por lo que debió ser reducido.

Luego de constatar que ambos se dedicaban a la actividad de cuidacoches y contaban con antecedentes por hechos similares, fueron trasladados a la comisaría. Allí se constató que tenían procesos penales y contravencionales previos. Finalmente, quedaron notificados de una causa judicial en su contra por lesiones leves agravadas y trasladados a la Unidad Penal 44 de Batán.

Nos encontramos profundamente cansados de que algunos pocos pretendan adueñarse de los lugares por los que todos debemos transitar pacíficamente.

Estamos hartos de la constante ocupación de veredas y plazas por parte de individuos que, en muchos casos en franco estado de alteración por el consumo de alcohol y/o estupefacientes, terminan importunando y agrediendo a quienes quieren disfrutar sin sobresaltos del espacio público.

Ya no estamos dispuestos a sentirnos intimidados ni a que sistemáticamente se nos exija un pago forzado a cambio de una supuesta seguridad que nadie les pidió. Creemos firmemente en una Mar del Plata inclusiva, pero los derechos de unos terminan donde comienzan los del resto.

Por eso celebramos y aplaudimos el accionar conjunto entre fuerzas y ciudadanos para recuperar cada metro que nos habían arrebatado. Seguiremos reclamando patrullajes constantes y mano dura contra aquellos que pretendan alterar la convivencia pacífica. Porque la calle es de todos y entre todos debemos cuidarla.

NMDQ