Suba de 44% en la tarifa de taxis y remises en Mar del Plata: Los concejales de Montenegro buscan concretar un aumento

El oficialismo busca aprobar esta semana el aumento del 44% en tarifas de taxis y remises.

En una movida liderada por los concejales afines al intendente Montenegro, el oficialismo en el Concejo Deliberante de Mar del Plata está acelerando los trámites para aprobar un aumento del 44% en las tarifas de taxis y remises. Esta medida se basa en un estudio de costos encargado por el Ejecutivo municipal que sugiere incrementar la bajada de bandera a casi $650.

Según los informes técnicos presentados, el aumento propuesto implicaría que la ficha de los taxis pase de $30 a $43,24, lo que representa un ajuste del 44,16%. Durante el horario diurno, la ficha subiría de $30 a $43,25, mientras que la bajada de bandera, equivalente a 15 fichas, aumentaría de $450 a $648,83. En el horario nocturno, con un recargo del 20%, la ficha pasaría de $36 a $51,90, y la bajada de bandera se elevaría de $540 a $778.

El expediente que contempla estos aumentos será tratado en las comisiones internas correspondientes del Concejo Deliberante. La Comisión de Movilidad Urbana discutirá el estudio de costos este lunes, seguida por la Comisión de Legislación. Se espera que, de superar estas instancias, el expediente sea aprobado en la sesión ordinaria del Concejo Deliberante programada para el jueves 2 de noviembre.

Cabe destacar que, si bien la oposición tiene mayoría en la Comisión de Legislación, en ocasiones anteriores no ha bloqueado los aumentos propuestos en el servicio de taxis y remises, ya que suelen respaldar los resultados del estudio técnico no vinculante. Por lo tanto, se espera que el expediente avance sin mayores obstáculos.

El oficialismo está evaluando la implementación del aumento, considerando la posibilidad de realizarlo en dos tramos. Originalmente, las principales entidades del sector habían solicitado un aumento del 33% para octubre y del 34% para diciembre. Sin embargo, los detalles finales aún están siendo definidos por el oficialismo.

Este tipo de medidas de aumento en las tarifas  a menudo se observan después de un proceso electoral. Resulta interesante notar que una vez que el intendente ha garantizado su reelección, comienzan a surgir este tipo de movimientos en el ámbito político y administrativo.

Es comprensible que estas decisiones sean incómodas de comunicar durante una campaña electoral, ya que pueden generar cierta resistencia o descontento por parte de la población que utiliza los servicios de taxis y remises. Sin embargo, una vez que se asegura la continuidad en el cargo, se abordan estas cuestiones que implican ajustes en las tarifas.

Es importante tener en cuenta que estos aumentos se basan en estudios de costos que buscan reflejar los cambios en los gastos operativos y las necesidades del sector. No obstante, es válido cuestionar si estas decisiones se toman de manera oportuna y transparente, o si surgen como una respuesta política después de asegurar la reelección.

NMDQ