Las playas de Mar del Plata pierden un metro por año

* Por Matías Ledesma para el #MediaLab de Portal Universidad

Según la Ordenanza Nº 4568 del partido de Gral. Pueyrredon, sancionada en 1979, la playa pública libre es aquella extensión de costa de fácil acceso que presente una superficie de playa de libre uso. Este sector no posee equipamiento alguno, manteniéndose solamente y a cargo de la administración comunal, la limpieza e higiene, así como el control general de seguridad a través del servicio de helicópteros.

El control de las playas publicas de Mar del Plata

Bernardo Martín, presidente del Ente Municipal de Turismo y Cultura (EMTURYC), comentó que “la mayoría de nuestras playas no son concesionadas”, las que sí lo son se las denomina Unidades Turísticas Fiscales (UTF). Fueron creadas por el Honorable Concejo Deliberante y pueden ser concesionadas, es decir, poder ser administradas por un ente privado.

En la actualidad existen 47 de estas en todo el partido, lo que equivale a un 25% del espacio de arena disponible a lo largo de toda la costa. Se trata principalmente de playas de diferentes y variadas características, alternadas en los 47 km. de costa de nuestra ciudad, y la mayoría de ellas funcionan como balneario, junto a otras actividades complementarias.

Según el tipo de concesión que posea, un balneario puede llegar a abarcar un 70% del ancho de la arena disponible, dejando ese 30% restante destinado para la playa pública. Por otro lado, los no concesionados también cuentan con un área esquematizada disponible para implementar, en ella, unidades de sombra. “No es que nosotros no tenemos regulación acá en la zona, también la tenemos estipulada, yo tengo una cantidad de metros digitada por planos y hasta ese lugar puedo llegar”, aclaró Miguel Pennisi, dueño del balneario “Balcón del Sur”.

Cada una de las UTF tienen medidas específicas que deben aplicar, no están diagramadas para todas por igual, sino que al momento de ser concesionadas se elaboran pliegos, en ellos se estipula la cantidad de carpas que se van a establecer y además se delimita el área a utilizar.

Aquellos que superen esas medidas establecidas serán sancionados económicamente. Sobre esto, el caso más reciente es el del balneario “Costa del Sol”. El EMTUR constató que en la temporada 2022/2023 instaló 135 unidades de sombra, sobrepasando las 100 permitidas y acordadas en el pliego. Se resolvió que el concesionario debía afrontar $1.293.100 en concepto de canon por la instalación excepcional de sombra adicional.

Ese monto equivalía, en ese entonces, a lo recaudado por el alquiler de menos de 6 carpas durante toda la temporada. Lo que refleja que las cuentas le siguen dando de sobra al sector empresario. “Obviamente que al ser la primera vez que se sanciona a un balneario por exceso de unidades de sombra, la multa es relativamente baja, pero es la primera sanción de esta índole que se hace”, dijo Bernardo Martin. La particularidad de estas multas es que si sucediese el hecho de llegar a una tercera falta, el propietario perdería totalmente la concesión del balneario.

Las últimas cinco UTF que se crearon durante este 2023 fueron creadas con la idea de una playa pública equipada. “No tienen la unidad de sombra tradicional, es decir, la carpa, sino que tienen sombrillas, que podrían suponer que se van a poner y sacar, algo más parecido a un modelo de las playas de Brasil”, sentenció Mariana Cuesta, concejala del Partido de Gral Pueyrredon.

La problemática de la subida de la marea

Los océanos son vitales para la supervivencia del ser humano. Han absorbido más del 90% del calor de los gases de efecto invernadero. El aumento del nivel del mar es uno de los efectos del cambio climático y el calentamiento global. Según National Geographic, de media, los niveles del mar han subido unos 23 centímetros desde 1880, y casi la mitad de esos centímetros han aumentado en los últimos 25 años. Cada año, el mar sube otros 3,4 milímetros. Esto lleva a pensar que puede pasar con la playa pública, si el nivel del mar aumenta de manera cada vez más rápida y el sector privado ocupa más de la mitad del espacio de arena disponible.

En diálogo con Mariano Gemin, fundador de la organización “En defensa de las playas públicas”, comentó que las concesiones deberían hacerse con periodos de duración más cortos, a diferencia de los actuales que se pactan con una longevidad de más de 20 años. Argumenta que se debe tener en cuenta que la costa marplatense es erosiva y que a la hora de acordar el pliego, se debe considerar que el mar va avanzando por cuestiones
climáticas.

Relacionado con esto, un fenómeno a tener en cuenta es la línea de ribera, una sucesión de puntos que determinan las altas mareas normales o las crecidas medias ordinarias. Es importante destacar dado que según la Autoridad del Agua (ADA), en la provincia de Buenos Aires, el deslinde o demarcación de la línea de ribera sirve para delimitar el dominio del bien público del bien privado. De esta manera, si sucediese alguna crecida del mar, en la cual, se sobrepase el límite del sector privado, ese sector que tocó el mar automáticamente, por ley, pasaría a ser parte del sector público.

Zonas costeras más afectadas (Fuente: Comisión de investigaciones científicas)

El estudio realizado por Federico Isla, geólogo y director del Instituto de Geología de Costas y del Cuaternario, perteneciente a la Universidad Nacional de Mar del Plata y la CIC, revela que las playas de Mar del Plata están perdiendo de medio a más de un metro por año.

Por otra parte, Bernardo Martín aclaró que tienen en cuenta que el mar año tras año va aumentando su marea, respecto a esto, dijo: “cada contrato que se va venciendo o renovando se va haciendo por menor cantidad de carpas”. Además los balnearios concesionados tienen un incentivo, aquellos que instalen menos carpas de las que el pliego les autoriza pagan menor canon.

Expectativas para la temporada 2023/24

Una nueva temporada de verano está por comenzar. Estos meses son tiempos de apogeo para el sector turístico marplatense que se ve beneficiado por la cantidad de turistas que vacacionan en la ciudad. Según las fuentes consultadas, coinciden en que se espera “una buena temporada”.

Siguiendo con esto, comentaron que en el caso de los balnearios, los turistas no son los que más adquieren este servicio. “La demanda de carpas es altísima, el 70% son alquiladas por marplatenses”, afirmó Bernardo Martín. Además, Miguel Pennisi, aportó un posible factor que provocó esta cifra: “la pandemia de alguna manera causó efectos en las personas que también los volcaron un poco más al hecho de disfrutar del aire libre y del ocio”.

*Estudiantes del MediaLab, primer Laboratorio de Redacción para Medios Digitales. Se trata de un sistema experimental que consiste en el trabajo periodístico, de producción propia, que desarrollan alumnos del Taller de Redacción para Medios Digitales, correspondiente a la Tecnicatura de Periodismo Digital que se dicta en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata.