Peligro en las calles de Mar del Plata: Normas de tránsito ignoradas y consecuencias mortales

Un turista extranjero gravemente herido en un accidente revela la peligrosa falta de respeto a las normas de tránsito en la ciudad costera.

En un incidente impactante que ha dejado en evidencia la falta de respeto a las normas de tránsito en la ciudad de Mar del Plata, un turista extranjero se encuentra en estado grave tras ser atropellado en Navidad en la costa. El suceso tuvo lugar ayer en la zona de Playa Varese, cuando un Renault Clio gris colisionó con el peatón en la intersección de la Avenida Patricio Peralta Ramos y Lavalle.

La víctima, identificada como Jason James Galvin, de 41 años de edad y con doble nacionalidad australiano-inglés, ingresó al área de shock room del Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) consciente pero no lúcido, presentando un traumatismo de cráneo. Actualmente, se encuentra en grave estado y bajo asistencia respiratoria.

Según testigos presenciales, el accidente ocurrió en Boulevard Marítimo Patricio Peralta Ramos y Almirante Brown, en la zona de Playa Varese, en plena costa de Mar del Plata. El turista extranjero, acompañado por una mujer, intentó cruzar el boulevard utilizando la senda peatonal, pero ninguno de los vehículos que circulaban por el lugar detuvo su marcha. En ese momento, uno de los automóviles impactó al peatón, causándole graves heridas.

El accidente ha puesto de manifiesto la problemática existente en las calles de Mar del Plata, donde las normas de tránsito son sistemáticamente ignoradas, poniendo en peligro la vida de peatones y conductores por igual. La falta de respeto a las señales de tránsito, el exceso de velocidad y la imprudencia al volante son solo algunos de los comportamientos que se observan a diario en la ciudad.

Ante este preocupante panorama, resulta imperativo que las autoridades locales tomen medidas concretas para hacer cumplir las normas de tránsito y garantizar la seguridad de sus habitantes y visitantes. Es necesario un mayor control policial, campañas de concientización ciudadana y la implementación de infraestructuras viales adecuadas que promuevan la seguridad vial.

La situación en Mar del Plata no puede ser ignorada, y es responsabilidad de todos los actores involucrados tomar medidas para revertir esta alarmante tendencia. La vida de los peatones y conductores está en juego, y solo a través del respeto mutuo y el cumplimiento de las normas de tránsito se podrá garantizar un entorno seguro en las calles de la ciudad costera.

NMDQ