Mar del Plata: Epidemia de robos de autos y motos pone en riesgo la seguridad ciudadana

En los últimos meses, Mar del Plata ha sido azotada por una alarmante epidemia de robos de autos y motos, lo que ha convertido a la ciudad en un verdadero campo de batalla para los propietarios de vehículos. El incremento constante de estos delitos ha generado un clima de inseguridad que afecta la calidad de vida de los ciudadanos y pone en peligro tanto sus bienes como su integridad personal.

Según los datos recopilados por el Centro Municipal de Análisis Estratégico del Delito (CEMAED), en el último mes se han registrado casi 100 robos de autos y más de 130 robos de motos en Mar del Plata. Estas cifras son alarmantes y revelan una situación preocupante que requiere una acción inmediata por parte de las autoridades.

Datos alarmantes

En los primeros veintiocho días de septiembre, se reportaron un total de 97 robos de automóviles en el Partido de General Pueyrredon, lo que representa un aumento de doce casos en comparación con el mes de agosto. Además, se observa un incremento del 169% en comparación con el mismo mes del año anterior. Durante los primeros nueve meses del año, se contabilizaron un total de 723 robos y hurtos de automóviles, lo que significa un aumento del 71% en comparación con el año pasado.

La zona más afectada por los robos y hurtos de automóviles se encuentra en el polígono conformado por las calles Tomás Guido, Almirante Brown, Santiago del Estero y Avenida Libertad. Otras áreas con altos índices de delitos de este tipo incluyen las calles Sarmiento, Falucho, Salta y Roca, así como México, Almirante Brown, Sarmiento y San Juan. También se identificaron áreas de menor frecuencia en España, Santa Fe, Matheu y Larrea; Almafuerte, Brumana, Ratery y Avenida Vértiz; Fleming, Sicilia, Bouchard y Padre Dutto; y Belgrano, Ituzaingo, Armenia y Juan F. Czetz.

En cuanto a las marcas de automóviles más afectadas, se destaca Volkswagen con 23 casos, seguida por Chevrolet con 17 y Fiat con 12. En cuanto a los modelos, el Corsa y el Gol encabezan la lista con 12 y 11 casos, respectivamente.

En lo que respecta al robo de motos, en septiembre se registraron 131 casos, lo que representa una disminución del 26% en comparación con el mes anterior y un aumento del 96% en comparación con el mismo mes del año pasado. Durante los primeros nueve meses del año, se sustrajeron un total de 1,269 motocicletas. La mayoría de los casos (63%) correspondieron a hurtos, mientras que el 37% restante fueron robos consumados y tentativas. Se menciona el uso de armas de fuego en 10 casos y armas blancas en uno.

Si bien es cierto que la responsabilidad de la seguridad recae en gran medida en la provincia, no se puede ignorar el papel que desempeña el municipio y, en particular, el intendente. A pesar de contar con una secretaría de seguridad, las acciones emprendidas hasta ahora han sido insuficientes para contrarrestar esta ola de delitos. Es necesario que las autoridades locales asuman su responsabilidad y trabajen en conjunto con las autoridades provinciales para abordar de manera integral este problema.

La impunidad con la que operan los delincuentes y la sensación de desprotección que experimentan los ciudadanos han generado un clima de temor generalizado. Dejar un auto estacionado en la calle se ha convertido en un acto arriesgado y las motos son blancos frecuentes de robos y sustracciones. Esta situación no solo afecta la economía de los propietarios, sino que también socava la confianza en las instituciones encargadas de garantizar la seguridad.

Es fundamental implementar medidas efectivas para frenar esta epidemia de robos. Se requiere un aumento de la presencia policial en las calles, una mayor coordinación entre las fuerzas de seguridad y el fortalecimiento de la prevención del delito. Además, es necesario abordar las causas subyacentes de la delincuencia, como la falta de oportunidades y la desigualdad social, a través de políticas sociales y programas de reinserción.

Los ciudadanos de Mar del Plata merecemos vivir en una ciudad segura, donde puedan transitar y estacionar sus vehículos sin temor a ser víctimas de robos. Es responsabilidad de las autoridades provinciales y municipales tomar medidas urgentes y contundentes para combatir esta ola de delitos. Solo a través de una acción coordinada y decidida se podrá restablecer la tranquilidad y devolver la confianza a la comunidad.

NMDQ