Mar del Plata despide a Héctor Rosso en una jornada de duelo

Los restos del ex concejal  serán velados en la sala del Recinto de Sesiones Concejo Deliberante hoy martes 18 de octubre entre las 10 y 16 horas.

El hasta ahora actual Secretario General del MID falleció a los 57 años de edad como consecuencia de una enfermedad coronaria. Estaba internado en el Hospital Universitario de la Fundación Favaloro.

El Honorable Concejo Deliberante, que fuera su casa durante años, expresó en redes sociales un hermoso homenaje para recordar su trascendente paso por nuestra comunidad.

Desde la cuenta @concejomdp los representantes del pueblo de Mar del Plata y Batán expresaron que «la comunidad política de General Pueyrredon se encuentra en la incómoda y dolorosa situación de atravesar una jornada de duelo«.

Dr. Héctor Rosso

«Prolífico, fecundo y verborrágico político, que supo llenar cada función que ejecutó y cada lugar que ocupó, atesoró un paso destacado por el HCD. Como concejal estuvo en cuatro gestiones consecutivas, de 2001 a 2017, casi siempre en las filas de Acción Marplatense (AM), el partido vecinalista del cual fue uno de sus principales fundadores y dirigentes. En el último tramo de su gestión final, representando las filas del Frente Renovador. Durante su paso por la gestión pública supo cosechar amistades y generar lazos para construir consensos e impulsar políticas por y para el distrito del que supo manifestar públicamente su orgullo. Héctor fue un concejal activo, un habitual miembro informante en temas álgidos. “Justamente…”, esa muletilla transformada en símbolo discursivo de identidad, la palabra que usaba para abrir, continuar o finalizar una intervención, podría ser el término ideal para encuadrar este texto de despedida a un hombre que, a la vez, fue cálido, educado y respetuoso en su vínculo con los trabajadores de planta y asesores, propios o ajenos«, agregaron.

«En los últimos años siguió ligado a su pasión, como secretario general del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), porque la política era eso para él: pasión abrazada y ejecutada las 24 horas, los 7 días de la semana, durante décadas», enfatizaron.

«Su corazón dejó de latir, pero su impronta permanecerá en la retina y en la memoria de quienes pudieron conocerlo».

prensa@noticiasmdq.com