Iglesia inclusiva: El Vaticano permite bendición de parejas del mismo sexo

En un gesto histórico, el Vaticano ha autorizado oficialmente la bendición de parejas del mismo sexo, marcando un cambio significativo en la postura de la Iglesia católica. Sin embargo, se aclaró que esta bendición no se llevará a cabo durante los ritos litúrgicos ni estará relacionada con ellos.

El documento emitido por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe, aprobado por el papa Francisco, establece que las bendiciones de parejas del mismo sexo pueden realizarse en situaciones irregulares, pero no deben tener una forma ritual específica. La intención es evitar confusiones con la bendición propia del sacramento del matrimonio.

Esta decisión marca un hito importante para la Iglesia, ya que es la primera vez que se permite de manera oficial la bendición de parejas del mismo sexo. Si bien algunos sacerdotes ya realizaban bendiciones a parejas del mismo sexo en países como Bélgica y Alemania, esta autorización clarifica la postura de la Iglesia en este tema.

La bendición, según la definición de la Iglesia católica, es un acto en el cual se invoca la bendición divina sobre una persona o una asamblea. Sin embargo, se hace hincapié en que esta bendición no debe confundirse con los ritos civiles de unión ni con las características propias de un matrimonio.

La decisión del Vaticano ha sido celebrada por defensores de los derechos de la comunidad LGTB+, quienes consideran que es un avance en la aceptación y el reconocimiento de las parejas del mismo sexo dentro de la Iglesia. Sin embargo, también se espera que esta medida genere oposición por parte del ala conservadora de la Iglesia, especialmente en Estados Unidos.

Es importante destacar que esta autorización se produce después del Sínodo para el futuro de la Iglesia católica, en el cual se debatieron cuestiones relacionadas con la aceptación de las personas LGTB+ y los divorciados vueltos a casar. Aunque algunos cardenales conservadores habían pedido al papa reafirmar la doctrina católica sobre las parejas homosexuales, el documento final del Sínodo no abordó este tema.

Esta decisión del Vaticano refleja el enfoque del papa Francisco de una Iglesia más inclusiva y abierta a todos. Desde su elección en 2013, el papa ha expresado en repetidas ocasiones su postura de no juzgar a las personas por su orientación sexual.

Con esta autorización, el Vaticano da un paso importante hacia la inclusión y el reconocimiento de las parejas del mismo sexo, aunque aún mantiene su oposición al matrimonio homosexual. Este cambio marca un hito en la historia de la Iglesia católica y puede sentar un precedente para futuras discusiones sobre la diversidad y la igualdad dentro de la institución.

NMDQ