Hoy se realiza la Marcha del Orgullo en Mar del Plata: “No tenemos duda de los derechos que conseguimos y por qué los estamos defendiendo»

Hoy sábado 9 de diciembre se realizará la 17º edición de la Marcha del Orgullo en Mar del Plata. Este año. Este año los lemas son: “NI UN PASO ATRÁS CON LOS DERECHOS DE LAS MUJERES Y DIVERSIDADES. No al cierre del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación. Fortalecimiento de todos y cada uno de los derechos que fuimos conquistando como comunidad a lo largo de todos estos años. Respeto de todas las identidades de género, orientaciones sexuales y corporalidades. Cuidado de la vida de las niñeces y juventudes diversas y disidentes, sus familias y entornos afectivos”.


Desde Portal Universidad se comunicaron con Belén Bravo, trabajadora social integrante del equipo de la secretaría de Políticas de Género de la Facultad de Ciencias de la Salud y Trabajo Social, para hablar de la marcha de este año y la situación del colectivo LGBTIQ+.

“Cómo novedoso en esta oportunidad está la coyuntura actual. No podemos evitar mencionar, al empezar a hablar de esta temática y de esta fecha importante, lo que está sucediendo con el presidente electo y sus dichos ante nuestra comunidad. Eso nos coloca en otro lugar respecto de las acciones que podamos impulsar y respecto de la visibilidad que le podamos dar a nuestro colectivo”, dijo Bravo.

Ante la incertidumbre sobre los derechos del colectivo, Bravo comentó: “Se acciona primero colectivamente, acuerpándonos. No es lo mismo ser una disidencia sexual que estar fusionado desde cualquier otra identidad. Entonces yo creo que lo colectivo es importante, para cuidarnos y para que nuestra fuerza tenga otra sinergia. Después sostenemos con más certeza que nunca aquello que veníamos defendiendo y que logramos conquistar. Ni un paso atrás. No tenemos duda de los derechos que conseguimos y por qué los estamos defendiendo”.

Ni un paso atrás. Bueno, no tenemos duda de los derechos que conseguimos y por qué los estamos defendiendo.

“Es muy difícil tener argumentos coherentes para contradecir lo que se plantea. Porque cuando tenemos un interlocutor que plantea cosas incoherentes, que atrasan, que van en detrimento de nuestros derechos, a veces a uno le cuesta creer que haya posiciones y posturas así dentro de la sociedad. Independientemente de no acordar, siempre hay que hablar desde el respeto. Los dichos en contra de la educación sexual y las disidencias se convierten en amenazas. No dicen que simplemente no están de acuerdo, sino: no estamos de acuerdo y vamos a ir a buscarlos”, comentó la trabajadora social.

“Los dichos del presidente electo y sus diputados que son persecutorios. Es importante no tener miedo. El miedo muchas veces paraliza. Hay que seguir estando en las calles. Si bien hubo un estado que garantizó, convirtió en letra e hizo ley todos los derechos, sabemos que todas las conquistas tanto de las disidencias, como del colectivo de mujeres siempre han sido en la calle colectivamente. Si hay un lugar que no tenemos que dejar que nos roben es la calle. Tiene que ver con la visibilidad, con celebrar nuestras identidades. No tenemos que permitir que nos roben la alegría. Nunca más que sea una cuestión tortuosa nuestra identidad, sino que podamos vivirla con alegría, con libertad, colectivamente”, dijo Bravo en línea con la necesidad de esta nueva edición de la marcha y de salir a la calle.

Nunca más que sea una cuestión tortuosa nuestra identidad, sino que podamos vivirla con alegría, con libertad, colectivamente.

A su vez, la integrante de la Secretaría de Políticas de Género remarcó la necesidad de hacer una autocrítica: “Estamos en un momento de revisión de los activismos. Necesitamos barajar y dar de nuevo. Seis de cada diez personas en este país eligieron a alguien que, una vez más, patologiza nuestras identidades. Hoy más que nunca tenemos que poder revisar que nos pasó, cómo podemos hacer para volver a dar estos discursos. Porque es una batalla discusiva y cultural”, explicó.

Qué mejor que encontrarnos, celebrarnos y poder hacernos preguntas al interior del colectivo de otros modos. La calle nos da una foto muchas veces, hay que aprovechar este momento para eso. A las instituciones también: la Universidad teniendo presencia tiene que poder hacer una lectura de lo que está sucediendo al interior del colectivo, cómo puede aportar. La calle es mucho más que un lugar donde ir y manifestar, se tejen un montón de otras cuestiones”, remarcó Bravo sobre las implicancias de la marcha.

Fuente: Portal Universidad – Foto ilustrativa: Valeria Crespo X