El nostradamus argentino ¿predijo el saludo entre el Papa Francisco y Milei?

El enigma de la profecía de Parravicini.

Parravicini, el Nostradamus argentino, habría predicho el saludo entre el Papa Francisco y el presidente Javier Milei en una de sus famosas psicografías. En esta imagen, dibujada en 1972, se puede observar a un hombre con una vestimenta similar a la del Papa saludando a otro individuo, lo cual guarda similitud con el encuentro ocurrido recientemente en el Vaticano. La psicografía también incluía una frase enigmática que decía: «El hombre en Argentina comienza ya, el comienzo del comienzo. ¡Comprenderá lo que no comprendió por ser siempre en abundancia! ¡De nuevo será!». Este encuentro entre el Papa Francisco y Milei ha generado un gran revuelo en las redes sociales debido a esta supuesta coincidencia con la profecía de Parravicini.

 

Benjamín Solari Parravicini fue un reconocido artista plástico y escritor argentino, conocido por sus psicografías premonitorias. Durante la década de 1930, Parravicini comenzó a recibir mensajes en forma de visiones, los cuales plasmaba en papel en forma de dibujos. Estas psicografías han sido consideradas acertadas debido a su sorprendente correlación con eventos que posteriormente ocurrieron.

A lo largo de su vida, Parravicini dejó un legado de más de 1.000 psicografías, realizadas entre 1936 y 1972. Estas visiones han anticipado numerosos acontecimientos significativos, como la muerte de la poetisa Alfonsina Storni, la llegada de la televisión, la carrera espacial, el ascenso de Fidel Castro, el asesinato de John F. Kennedy, la Guerra de Malvinas, las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, la elección del Papa Francisco, entre otros.

La profecía que habría anticipado el saludo entre el Papa Francisco y Milei ha generado un gran interés y debate en las redes sociales. Muchos se preguntan si realmente Parravicini era capaz de prever el futuro o si se trata simplemente de una coincidencia. Algunos creen firmemente en sus visiones premonitorias, mientras que otros son más escépticos y consideran que estas coincidencias son producto del azar.