Desorganización y falta de previsión en los festejos de Mar del Plata 150 años generan indignación

En medio de una profunda crisis económica y bajo la sombra de la incertidumbre generada por las elecciones, el municipio de Mar del Plata se encuentra enfrentando duras críticas por su desorganización y falta de previsión en la planificación de los festejos por los 150 años de la ciudad. La situación podría generar una profunda indignación entre los vecinos, quienes merecen una celebración a la altura de tan importante ocasión.

Desde hace casi dos años, el abogado Marcelo Pérez Peláez presentó una nota particular en el Concejo Deliberante para programar los festejos con el tiempo suficiente, garantizando así una organización adecuada. Sorprendentemente, a pesar de haber sido aprobado en varias comisiones, el proyecto fue finalmente archivado, dejando a la ciudad sin un plan claro para conmemorar su aniversario.

La falta de interés y la apatía por parte de las autoridades municipales han llevado a esta situación lamentable. La inflación y la incertidumbre generada por las elecciones ya habían dificultado la planificación de los festejos, pero el archivo del proyecto de Pérez Peláez evidencia una falta de coherencia y seriedad en la toma de decisiones.

Ante esta falta de planificación, el municipio se ha visto obligado a buscar alternativas de último momento y recurrir al sector privado para intentar darle fuerza a los festejos. El Ente Municipal de Turismo y Cultura (EmturyC) ha iniciado gestiones con marcas emblemáticas de Mar del Plata y empresarios reconocidos, como Carlos Rottemberg y Javier Faroni, para obtener su apoyo y contribución en la organización del evento. Sin embargo, esta improvisación evidencia la falta de compromiso y la grave falta de planificación por parte de las autoridades municipales.

La falta de coordinación y la ausencia de precios claros para aspectos logísticos es otro de los problemas que enfrentan las autoridades en este momento. La incertidumbre respecto al costo del armado del escenario y el sonido ha dificultado aún más la organización de los festejos.

Es inaceptable que, frente a un evento tan importante para la ciudad, las autoridades municipales no hayan previsto con anticipación los recursos necesarios y hayan dejado pasar la oportunidad de realzar la historia y el patrimonio de Mar del Plata. Los festejos por los 150 años de la ciudad merecen una planificación adecuada y una organización a la altura de su importancia.

La improvisación de último momento reflejan una falta de compromiso y responsabilidad por parte de las autoridades municipales. No se puede permitir que un proyecto respaldado en distintas instancias haya sido archivado, dejando a la ciudad sin una celebración acorde a su historia y legado.

El proyecto presentado por Marcelo Pérez Peláez en el Concejo Deliberante de Mar del Plata buscaba establecer una planificación anticipada y detallada de los festejos por los 150 años de la ciudad. El objetivo principal era asegurar que las celebraciones contaran con el tiempo suficiente para su organización y desarrollo adecuados.

El proyecto proponía la creación de un comité especial encargado de coordinar y supervisar todas las actividades relacionadas con el aniversario de Mar del Plata. Este comité estaría conformado por representantes del municipio, organizaciones civiles, instituciones culturales y otros actores relevantes en la comunidad.

Además,  contemplaba la realización de diversas actividades y eventos a lo largo de todo el año, que destacarían la historia, cultura y patrimonio de la ciudad. Entre las propuestas incluidas se encontraban exposiciones históricas, conciertos, espectáculos de danza y teatro, actividades deportivas, ferias temáticas, entre otros.

Su objetivo principal era brindar a los habitantes de Mar del Plata y a los visitantes una celebración conmemorativa que reflejara la importancia de los 150 años de la ciudad. También se planteaba la promoción del turismo y el fortalecimiento de la identidad local a través de estas actividades.

Lamentablemente, a pesar de haber sido aprobado en varias comisiones, el pedido de Peláez  fue archivado, lo cual genera indignación y críticas hacia las autoridades municipales por no haber dado la debida importancia y seguimiento a una propuesta que buscaba garantizar unos festejos organizados y de calidad para el aniversario de Mar del Plata.

Es fundamental que las autoridades municipales reflexionen sobre la gravedad de esta situación y asuman la responsabilidad de rectificar este error. Mar del Plata merece contar con unos festejos de calidad, que honren su trayectoria y promuevan el orgullo de sus habitantes. Es necesario un esfuerzo conjunto y una planificación adecuada para garantizar una celebración memorable en este aniversario tan significativo. La desidia y la desorganización actual son una verdadera vergüenza para la ciudad.

NMDQ